miércoles, octubre 24, 2007

Alicia Esteve en el país de las maravillas

Alicia Esteve no es sino un ejemplo más de que nuestra sociedad actual venera de manera desmedida la fama. Enfermiza, diría yo. Esta fantasiosa mujer española, supongo que tan harta como yo de la insidiosa rutina diaria del anonimato, decidió aplicarse la máxima warholiana de que ella también merecía sus 15 minutos de fama y, ni corta ni perezosa, cuando contempló el derrumbe de las torres gemelas se trasladó al lugar de los hechos desde su ciudad, Barcelona.

Maquinó mientras tanto un plan para hacerse conocida allende el océano bajo la identidad de Tania Head, que suena como a actriz de culebrón venezolano, y diseñó toda una identidad paralela -novio y trabajo incluidos- como neoyorkina víctima de aquel horrendo ataque. Me pregunto en qué se basaría para establecer las bases de su aventura americana: ¿Una revista Ronda de Iberia, tal vez? ¿Algún libro de Corín Tellado? ¿Fue tal vez el propio Warhol el que se le apareció en sueños para iluminarla? En cualquier caso, es alucinante.

Con tal capacidad de fabulación, no tardó en destacar entre las demás víctimas, que terminaron por nombrarla presidenta de su asociación; labor que desempeñó con pasmosa dedicación y asombroso buen hacer. ¡Por fin era conocida! Y en esto me recuerda a aquella frase de Todo sobre mi Madre: "Cuesta mucho ser auténtica, y eres más auténtica cuanto más te pareces a aquello que siempre soñaste ser." Una gran verdad que aquí se salió de madre, valga la redundancia, y de qué manera.

Tania cometió muchos errores, entre otros citar como lugar de trabajo un banco que no la tenía en su base de datos, no darse cuenta de que con su envergadura resultaría imposible salir sana y salva del piso 78 de la torre que es donde afirmaba haber estado, y sobre todo implicar emocionalmente a la familia de su supuesto novio relatándole las mil y una sobre su relación.

A pesar de todo ello, admiro la capacidad de esta mujer para forjarse un destino paralelo y moverse en él como pez en el agua, sorprendiendo a propios y extraños, anulando su existencia anterior, lanzándose sin paracaídas al vacío de la aventura de dejar de ser anónima. Y los periodistas han tardado la friolera de 6 largos años en detectarlo. Esta mujer se merece un biopic ya, o ser la chica de Bond en la próxima película.

1 comentario:

xacobe dijo...

vysvude caspa le viene al galgo, porque creo que su padre y su hermano ya estuvieron pillados con el carrito del helado!!, creo que lo de ponerse foca marsupial forma parte de un plan para mimetizarse y servir de referente a la sociedad yanki del medio oeste, o este u otro era el motivo.

pd vote for the play you want!!!more details avaliable at my blog